Ingresar

Blog

Entradas recientes
Entendiendo al “Ego” desde una visión práctica

Entendiendo al “Ego” desde una visión práctica

Hablar del ego y del espíritu no es algo sencillo, por decirlo así, viene no sólo del estudio sino, de una práctica diaria y que no culmina ya que siempre hay que estar alerta. Todos escuchamos voces en nuestra mente, las voces tienen principalmente dos orígenes (siempre que el ser de luz no tenga invasiones energéticas externas), un origen artificial y un origen del ser de su esencia, espíritu.

Se puede diferenciar nuestra personalidad “ego” por un lado y nuestra esencia, espíritu, nuestro ser por otro. Nuestra personalidad o múltiples personalidades son las caretas del ego o las personalidades del ego, y cuando nos referimos a nuestra esencia hablamos de nuestro ser superior, un ser más allá del cuerpo físico. Todo el tiempo vamos a escuchar voces en nuestra mente, dos voces muy marcadas, las voces del ego y del espíritu, son voces totalmente irreconciliables, cuando escuchas a una deja de escuchar a la otra ya que son energías totalmente opuestas.




El ego es el guardián de nuestra personalidad o múltiples personalidades, es la voz que nos separa del resto, la voz que nos identifica y nos define como Juan, Pedro, Paula, Fernando, etc. Es un programa que está dentro de nosotros, análogamente nosotros como una computadora viviente, que corre en nuestra computadora biológica que gestiona nuestras personalidades. Tiene una función extremadamente precisa “la supervivencia”, supervivencia del cuerpo humano y de la raza humana.  Nuestro espíritu es nuestra esencia, lo que nosotros somos, más allá de esta computadora biológica, es nuestra conexión con nuestro ser multidimensional.

En la visión práctica, para descubrir estas voces, debemos ser conscientes del ego y esto es lo que nos lleva a escucharnos y observarnos a nosotros mismos, “escucha activa” escuchando tus pensamientos, tus palabras y observando tus acciones. En este aprendizaje de despertar nuestra visión espiritual es tan importante escucharnos a nosotros mismos, ser vigilante, ya que, la principal dificultad con la que nos encontraremos es que el programa ego toma el control de nuestra personalidad todo el tiempo y en esta programación, toman posesión de nuestra personalidad y nos hace creer que somo eso, que somos esas personalidades, como: El Inocente, Vanidoso, Huérfano, Cínico, Guerrero, Cuidador, Buscador, Destructor, Amante, Creador, Dirigente, Mago, Sabio, Loco. El “ego cobarde” se alimenta imaginando como te defiendes y ganas una pelea, el “ego víctima”, por otro lado, se imagina humillando a personas con las cuales se ha sentido inferior y el “ego tímido” se imagina siendo el centro de atención de todo el mundo.

Al hablar de “ego”, no hablamos de la sobrevaloración del mismo al que se hace referencia cuando se lo nombra generalmente, no nos referimos solamente a una persona sobrevalorada, más bien hablamos de lo que es en realidad, de su esencia, y de cómo comprenderlo para poder utilizarlo a nuestro favor. Entonces cuando hablamos de lo que realmente es, diremos que es un programa que nos controla completamente si lo permitimos. Nos puede transformar en el ser más arrogante, más vanidoso, más mezquino, en un ser depresivo, en un ser que se cree el bueno, el culpable, la víctima, etc. Este gran programa inteligente que tenemos en nuestro ser, corriendo en nuestra computadora biológica va tomando constantemente el control de nuestra psique, de nuestro sistema nervioso de nuestra mente. Entonces vamos a tener voces que vamos a ir aprendiendo a escuchar en la medida que vayan recorriendo este camino de despertar la conciencia, van a aprender a escucharse, a escuchar la voz del ego y del espíritu, y definir quién habla. Cuando descubran quién habla, podrán observar cómo el ego transmite miedo y sus derivados y el espíritu amor y sus derivados.

Una característica importante del ego es el juicio constante, ya que todo el tiempo enjuicia al otro, para él es fácil enjuiciar, porque se cree con la capacidad para hacerlo. También poner etiquetas, esa es una gran característica, etiquetar a las personas, el cree que tiene la razón y que puede decirle al otro que hacer, que está bien y que está mal sin tener fundamentos reales. Debemos comprender que el único que puede realmente emitir un juicio real sobre algo es nuestro espíritu, porque el espíritu conoce todo, tiene una visión más amplia, él conoce, ve y tiene acceso a toda la información de una persona, tanto de esta vida desde que nació como de todas sus vidas, todos sus estados, todo lo que lo ha llevado a una determinada situación. En tanto el ego, tiene una visión muy limitada de las cosas, solo ve un pedacito de la película, de solo una vida y tan solo los recuerdos que le conviene mostrar o recordar, eligiendo siempre los más terribles y dolorosos. Las voces de ego y espíritu son reconciliables, ya que espíritu, por ejemplo, te hablará de amor, de bondad, unidad, perdón, compasión, de auto superación, etc… en cambio el ego, hablará de miedo, inseguridad, de temor, caos, dudas y más.



Ego es una energía de atracción y rechazo, yo quiero y yo rechazo, en cambio, el Espíritu es una energía de unidad. La adhesión y rechazo son impulsos fundamentales de la INDIVIDUALIDAD. Estos Impulsos Gemelos son la fuente efímera de todo confort, placer, y felicidad mundanos y también, fuente de toda enfermedad, miseria y privación en el mundo. De modo que, estos Impulsos de “Adhesión – Rechazo” en la personalidad individual también se hacen altamente creativos porque determinan y hacen visibles las ‘formas de consciencia’ de ‘las cosas deseadas’ y las ‘cosas rechazadas.’

La esencia de la personalidad o ego, como ahora se le llama, había sido creada como “guardián de la personalidad” y estaba grabada irresistiblemente con el impulso magnético para asegurar intimidad y supervivencia para proteger la condición del “YO” individual.  La cara de la ADHESIÓN arrastra, obtiene, atrae, exige, jala, compra, arrebata, agarra, se aferra a la gente y a las posesiones que reclama. Este IMPULSO crea una ilusión de seguridad en el compañerismo y en las posesiones. También puede producir belleza, alegría, armonía y amor, al igual que destrozar vidas y destruir comunidades cuando es empujado por el ego. La cara del RECHAZO repele, echa a un lado, empuja, evade sea gente, animales o posesiones que no quiere y así, el IMPULSO de RECHAZO crea una ilusión de intimidad y seguridad. Es el impulso que propulsa rupturas en las familias, las relaciones, las comunidades y las naciones. Es supuestamente orientado a salvar vidas asegurando protección e intimidad, pero en realidad, es una fuerza destructiva cuando su impulsor es el “ego”. Sin estos IMPULSOS GEMELOS, no habría interactividad del ‘dar y tomar’ y del ‘atraer y empujar’ que es necesario para la creación de las millones de experiencias personales desde las cuales crece y evoluciona la personalidad. Auto encontrarnos con quienes somos es una de las grandes tareas que tenemos y para poder hacerlo, nos encontraremos con las personalidades del ego de nosotros mismos y esa es una de las grandes tareas que tenemos, encontrar esas personalidades y descubrir que no somos eso, que mi esencia es más grande y superior.

Nos pasará constantemente ser absorbidos por esta energía egocéntrica, en ese momento, es donde debemos observarnos y darnos cuenta en el estado que estamos. A veces nos daremos cuenta luego de una discusión, después de haber reaccionado mal, de haber sido dominado por esa energía, o a veces, estaremos haciendo una tarea determinada y sentiremos cómo nos invaden pensamientos de miedo, de inseguridad, de escasez, invadidos por esos pensamientos, nos daremos cuenta de que no son nuestros, que no son de amor. Sabremos que son pensamiento del ego no del espíritu y allí es donde hacemos la diferenciación, y nos preguntamos, ¿esto transmite miedo, inseguridad o amor y unidad?

En la práctica del día a día es donde realmente vamos a ir encontrando esa magia de del espíritu y de darte cuenta de que todas estas personalidades que tenemos de ego se alimentan del miedo y del temor a la muerte; siendo éste, el guardián de la supervivencia, entonces es allí cuando irás diluyendo los pensamientos de ego en el amor de espíritu, cuando uno logra conectar con esta energía divina de tu ser superior, te sentirás lleno, pleno y en el instante presente. El ego siempre tratará de sacarte del presente y llevar tu mente al pasado doloroso, y al futuro temible, en cambio, el Espíritu te planta en el instante presente, en el eterno presente, donde todo se puede crear y cambiar.

Escúchense, es el único camino, es una tarea diaria, ser vigilantes de nuestros pensamientos, y estar presente, atentos a las voces y de esa manera, ir aprendiendo a controlar los pensamientos, tanto los que sirven y como los que no, cuales transmiten amor y cuales transmiten miedo. El ego es una herramienta de nuestro yo superior, de nuestro ser superior para vivir en este plano. El ego tiene que ser una herramienta de comunicación y no una herramienta de dominación, tiene que servirte para interaccionar con otras personas, para comunicarse y brindar amor en todas sus expresiones básicas y complejas. Esa es la unidad, es como el espíritu reinterpreta al ego como una herramienta de comunicación y no de separación.

Los invito a realizar este camino de autoconocimiento y de esta manera despertar tu visión espiritual y conectar con tu verdadero ser.

Autor: Jose Fernando Magi

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Abrir chat
¡Hola!, el equipo de Antuak te saluda. Cuéntanos, ¿en qué podemos ayudarte?